Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Estampas del recuerdo

Estampas del recuerdo

Hugo Orezzoli es un pintor peruano que vive ya buen tiempo en Miami, pero que pinta estampas peruanas siempre muy cotidianas.

¿Qué pintores influyen en tu obra?
En diferentes oportunidades me han comentado que mi estilo encuentra su propio lugar entre Fernando Botero y Diego Rivera, lo cual me hace sentir muy halagado. Aparte de la belleza de la obra de Rivera y la lealtad hacia su cultura, soy gran admirador de la honestidad y autenticidad de sus pinturas. De Botero me impactan mucho su manejo de volúmenes, sus colores, su simplicidad para contar historias. Aparte de ellos dos, Goya, Velázquez y muy en especial El Greco. Aquí en el Perú soy admirador de la obra de Víctor Delfín, Carlos Polanco, Miguel Brenner y Alfredo Alcalde.

¿Por qué pintas estampas peruanas/limeñas?
Hace mucho tiempo mi esposa y yo tuvimos un restaurante peruano en Miami Beach, y para decorarlo quise pintar algo peruano; pero quise pintar lo que yo conozco bien, lo que yo he visto y de lo que puedo hablar. Crecí en Lima, la extraño, y decidí pintar mis recuerdos. Creo que tengo un arsenal de recuerdos e imágenes que están atrapados en mi memoria. Hay muchas historias por contar, y muchas de ellas acompañadas de ese cielo gris que extraño tanto.

¿Eres consciente de continuar la tradición de Pancho Fierro y Vinatea Reinoso?
Definitivamente sí. Es un honor para mí. Fue durante mi tercer cuadro cuando me di cuenta de la importancia de lo que estaba empezando a hacer, desde ese momento me sentí con la obligación y/o la responsabilidad de contar estas historias. Desde muy niño me sentí atraído por la obra de Pancho Fierro, sin imaginarme que casi 200 años después de que él lo hizo, o casi 100 años después de que Vinatea Reinoso también lo hizo, yo estaría haciendo algo similar. Las cosas han cambiado mucho desde aquellas épocas y creo que me ha llegado el turno de contar cómo fueron las cosas durante mi juventud, muchas de las cuales aún existen.

¿Cuánto de Lima está pintada en tu obra?
El escenario principal es y siempre será Lima. Desde el cerro San Cristóbal, que está presente en más de una de mis pinturas, hasta las escenas y personajes que se pueden encontrar en muchos de los distritos, aunque algunas de mis pinturas son inspiradas precisamente en lugares de Jesús María, donde crecí. La Vendedora de Ceviche, por ejemplo, está inspirada en una de las vendedoras de ceviche del mercado de Jesús María.

¿Por qué sueles pintar en formato grande?
Me siento muy cómodo, aunque es más trabajo, toma más tiempo, y cada cantidad de pinceladas hay que dar unos pasos para alejarse y apreciar cómo va quedando. Me hace sentir dentro de la escena que estoy pintando, es como conocer bien de cerca a cada uno de los personajes que estoy creando. Y mientras pienso en esta pregunta, me doy cuenta de que el tamaño tiene mucho que ver con las ganas que tengo de contar la historia, es casi como contarla en voz alta y con orgullo, para que la escuchen desde lejos y, en este caso, para que la vean desde lejos.

¿Dónde has expuesto?
¿Tienes alguna exposición a corto plazo?
He expuesto en un par de oportunidades aquí en Miami. Pero por ahora no tengo planes en un futuro cercano, quisiera hacer una exposición grande, pero mientras espero, hay que seguir pintando. Y, por supuesto, mi sueño es exponer en Lima algún día. Por ahora continuaré exhibiendo mi obra a través de medios sociales, donde he notado que mis pinturas son muy bien recibidas.

Por otro lado, ¿cómo así incursionas como compositor de salsa?
Siempre me ha gustado la salsa. Y después de escuchar tantas canciones que hablaban de muchas ciudades, me di cuenta de que no había ninguna que hable de Lima; y no sé cómo, empecé a tararear una melodía que me gustó y le fui añadiendo la letra, que poco a poco se fue convirtiendo en una canción, la grabé a capela y se la envié a un gran cantante (el panameño Camilo Azuquita) que radicaba en Francia en esa época, y le encantó. Al poco tiempo la grabó y me preguntó si tenía otra, y yo le envié una canción que acababa de componer al Señor de los Milagros. Las dos canciones fueron publicadas en el mismo CD. Después he compuesto otras que han sido grabadas por Gabino Pampini y Verny Varela, y por ahí tengo otra canción lista y esperando por alguien que la quiera grabar.